jueves, 5 de agosto de 2010

Sentirse especial…

Todos queremos ser especiales, en el sentido de ser únicos para alguien o para un grupo de personas. Que nos aprecien por cómo somos, por lo que somos e incluso por lo que seremos. A veces, fantaseamos con ser especiales para un grupo de gente…los amigos, y esperamos ser especiales para una persona que nos atrae físicamente…
Pero como todo, esa parte “especial” necesita alimentarse día a día, y tu ego pierde volumen a la misma velocidad que pierde su idiosincrasia.
La mayoría de la gente se cree increíblemente especial… y aciertan en su diagnóstico hasta cierto punto. Nuestros defectos al igual que nuestras virtudes, en el mismo grado de valor, nos hacen únicos e irrepetibles, por lo que todos somos “seres únicos”. Una especie de serie limitada a uno sólo… a pesar de la duplicación genética como el de la oveja Dolly.
Debo confesar que yo también soy única e irrepetible, para bien y para mal, y que deseo ser especial para mis amigos y seres con autorización a fricción… y a veces es mucho pedir… porque pido demasiado.

2 comentarios:

  1. Y todos somos únicos.
    O, al menos, tú lo eres.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ;)...No te vi hasta hoy...Gracias. Tú también eres único. Un besín.

    ResponderEliminar