lunes, 4 de abril de 2016

Seis años más tarde...




Tengo literalmente abandonado el blog. Sí es cuestión de falta de tiempo, mucho curro y vida social. Es lo que tiene madurar, que entre jornada y jornada usas el tiempo libre para estudiar un idioma, alternar con los amigos y poner lavadoras. La vida es así de dura, sólo me falta un niño para colmarla de obligaciones, y porqué no de más amor y preocupaciones.

Es curioso esto de autoleerse mirando al pasado, como si hubiese pasado toda una vida. Por un absurdo meditar te crees mejor que hace seis años, porque te autoconvences de que has evolucionado tornándote más sofisticada e inteligente. Y al final, no dejas de ser la misma persona con tus grandezas y miserias. Yo no sé "vosotros" (lo entrecomillo porque 6 años de parón con pocos seguidores como que no habrá muchos "vosotros") pero al final miras atrás y no sabes si siempre habrás hecho lo correcto, lo adeucuado, lo más operativo e ineligente en todas las facetas de la vida. A mi me matan los "y si", "y si hubiese respondido x cosa", "y si lo hubiese dejado pasar", "y si no hubiese hecho tal cosa"... da lo mismo, ya no tiene remedio, así que hace seis años me menatalicé de lo siguiente: no puedes cambiar el pasado, sólo el futuro. Y aquí estoy yo en el presente maquinando mi futuro, en un acto inconsciente sin apenas valorar que las circunsancias se encargarán de truncar los planes que trazamos.

Supongo que al final todos vemos el mundo desde nuestra cueva, y desde ella percibimos la realidad disorsionada, y a medida que se secuencia nuestra vida valoramos otros puntos de vista e incluso apreciamos matices de los que no nos percatamos con anterioridad.

Volveré, saldré un poquito de mi cueva y volcaré aquí más ideas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario